Dr. Ignacio Arieta 3689 - San Justo

4484 - 2923

Primeros Auxilio - Respiración boca a boca

El boca a boca es una técnica que consiste en pasar aire de una a otra persona en situación de parada cardiorrespiratoria. La RCP, o reanimación cardio respiratoria, sirve sólo para mejorar las posibilidades de supervivencia mientras se espera la ayuda.

En la actualidad, de hecho, se está potenciando el uso de desfibriladores automáticos (aparato electrónico portátil que diagnostica y trata el paro cardíaco restableciendo un ritmo cardíaco efectivo. Este tratamiento se llama desfibrilación, conseguido aplicando una descarga eléctrica al corazón).

Aplicación de la respiración boca a boca

Restituir la respiración o latido cardíaco es la prioridad número 1 cuando socorremos a un accidentado. Un fuerte golpe en el tórax puede haber sido la causa del colapso y el método más rápido y efectivo para superarlo es la respiración boca a boca.

posicion ideal 1

Comprobaciones

El socorrista comprueba si el paciente respira o no, asegurándose de diferentes maneras: acercando el oído y la mejilla a las vías respiratorias, para oír y sentir el aliento; colocando el dorso de la mano en la nariz, para sentir el aliento; si es posible, coloca la mano bajo el tórax para sentir el movimiento.

posicion ideal 1

Despejar las vías respiratorias

Conviene aplicar la respiración tan pronto la vía respiratoria haya quedado despejada, para lo cual realizaremos antes una serie de sencillas operaciones: tras limpiar la boca, efectuar una tracción mandibular hacia arriba mientras la otra mano inmoviliza la cabeza. De este modo nos aseguramos una posición del cuello que favorece la entrada y salida de aire; un par de dedos, índice y corazón, se introducen levemente en la boca, palpan la lengua, retiran la posible tierra o presencia de cuerpos extraños y, si fuera necesario, la propia lengua, si ésta estuviera obstruyendo la entrada de aire.

posicion ideal 1

Sujetar la barbilla y taponar la nariz

El socorrista se dispone a insuflar aire dentro de la boca. Con el fin de aprovechar al máximo la entrada de aire y evitar fugas de aire, la mano izquierda taponará la nariz. La derecha se mantiene sujetando la barbilla.

posicion ideal 1

Insuflar aire

La acción de soplar debe ser enérgica y directa. En realidad los pulmones son fuelles y la palanca, el músculo que sirve de pared y desde donde empujamos el aire hacia fuera, se encuentra en el diafragma, luego para conseguir el llenado completo debemos Insuflar aire hasta el fondo.
Una vez realizadas las dos insuflaciones de rescate (para que exista aire y oxígeno en los pulmones), se efectuarán 15 compresiones, seguidas de dos ventilaciones y así sucesivamente (independientemente de si es uno o dos auxiliadores). En niños el ritmo será siempre de 5 compresiones y una ventilación.

posicion ideal 1

Observar el movimiento del tórax

Debemos observar si el tórax se eleva cuando soplamos aire hacia los pulmones de la víctima y, tras apartar la boca para inspirar profundamente, observaremos que el tórax se deprime por sí solo. Este movimiento nos informa de que las vías respiratorias están libres.

posicion ideal 1

Continuar con la maniobra hasta la recuperación del herido

Dar dos insuflaciones de rescate antes de iniciar la respiración artificial a un ritmo de 10 por minuto. En los niños recién nacidos o bebés se realizará la técnica boca a boca-nariz y el ritmo será de 15 a 20 ventilaciones por minuto. Una vez que se restablezca la respiración se dejará al herido en posición de defensa.

posicion ideal 1